05 agosto 2015

SOMOS aterriza en Cataluña

SOMOS aterriza en Cataluña
Con una afiliación media en la zona y sus delegados en comités de empresa con un incipiente y fuerte empuje allí donde se han presentado, Som, la unidad catalana del sindicato SOMOS sindicalistas, se enorgullece de haber conseguido representación en casi todas las elecciones a las que se ha presentado en los seis meses que lleva operativo.

Celebra su asamblea fundacional el pasado 6 de junio:
en la que eligieron a tres portavoces provisionales, y acaban de estrenar su filial en los Mossos d'Esquadra, Som Policia.

Som nació el pasado marzo a raíz de los comicios del Instituto Catalán de la Salud (ICS). Dos de sus tres portavoces, Noemí Bosch y Julián Roselló, trabajadores del hospital Vall d'Hebron, se pusieron en contacto un mes antes con la central para montar una sección sindical. Ninguna de las opciones les convencía de cara a las elecciones, así que concluyeron que si querían un cambio, tendrían que colocar ellos mismos la primera piedra.

Su aparición generó reticencias entre el resto de agrupaciones. “La gente nos preguntaba si realmente íbamos a participar en las elecciones porque otros sindicatos les habían dicho que éramos mentira”, recuerda Roselló. Al final, consiguieron la misma cantidad que CC OO y el sindicato de enfermeros Satse.

A las eleccioness del Vall d'Hebron le siguieron las de la firma textil Antex (con tres delegados), la empresa químicotextil Inacsa y la que gestiona el catering en el hospital Can Ruti con muy buen resultado en estas dos últimas. No tuvieron tiempo de participar en las de los Mossos d'Esquadra, pero sí lo harán en las del Ayuntamiento de El Prat, Iberia y la empresa de alquiler de coches Avis. Sus afiliados pagan cuotas de entre cero y nueve euros, dependiendo de los ingresos.

Liberados sindicales son otra figura rechazada por Som. “Los sindicatos mayoritarios se lo toman como un ataque frontal. ¿Cómo van a defender las subvenciones y los liberados si hay otro sindicato como Som que puede trabajar sin ellas?”, afirma Roselló. Ni siquiera la ejecutiva se dedica de forma exclusiva al sindicato: Bosch continúa con sus labores de técnico de laboratorio y Roselló, de técnico de mantenimiento.

texto completo elpaís