24 agosto 2016

MIRÓ - DESPIDOS E IMPAGOS A SUS TRABAJADORES/AS




Actualmente la cadena de electrodomésticos Miró se encuentra despidiendo a 399 trabajadores, es decir toda su plantilla. Está realizando una actividad perfectamente gestionada, paso a paso, desde hace tiempo y  lo que es peor, con la la mirada hacia otro lado de los sindicatos mayoritarios, una vez más y sin escrúpulos, preparando sus tajadas y sus porciones del pastel. Miró ha estado y continúa a día de hoy, procediendo con el impago de las retribuciones salariales desde hace varios meses, a un colectivo aproximado de 40 trabajadores/as, de su plantilla en Catalunya. Concretamente a aquellos trabajadores/as, que se encuentran en estado de Incapacidad Temporal o realizando permisos retribuidos por parte de la empresa, debido al cierre de varios de sus departamentos de electrodomésticos y a una incorrecta reubicación de su plantilla.

Recordamos que establece la Seguridad Social, en relación al pago salarial determinado, a aquellos trabajadores/as que se encuentran en estado de incapacidad temporal:

  • En general, el pago lo efectúa la empresa como pago delegado con la misma periodicidad que los salarios.
  • En los casos de enfermedad común o accidente no laboral, el pago entre el 4º y el 15º día de la baja corre a cargo del empresario, a partir del 16º la responsabilidad de pago será del INSS o de la mutua.
El incumplimiento de las retribuciones salariales por parte de Miro a sus empleados/as, es un ejemplo más en España, de aquellas empresas que aplican Expedientes de Regulación de Empleo (ERES), en sus centros de trabajo, y como acto repetitivo y sistemático, las situaciones que sufren los trabajadores/as.


La cadena de electrodomésticos Miró fue adquirida por el fondo suizo Springwater Capital en noviembre de 2014, cuando la compañía se encontraba en concurso de acreedores. Consideró necesario acometer una re-estructuración para cumplir con los objetivos del plan estratégico 2016-2018, aplicando un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de 119 personas en toda España, la cuarta parte de una plantilla integrada por 430 trabajadores, para reestructurarse y centrar su actividad en Cataluña y Baleares.
Tras adquirir Miró, los planes de Springwater Capital era invertir 23 millones de euros en renovar su imagen, reubicar establecimientos y la apertura de nuevos centros, hasta alcanzar las 100 tiendas a finales de 2016, con la creación de 300 nuevos empleos.
Miró cerró en 2015 con un volumen de negocio de 100 millones de euros y con 65 puntos de venta físicos repartidos entre su tienda on line, Comunidad Valenciana, Baleares, Castilla-La Mancha, Madrid, Castilla y León y Cataluña principalmente.

SOM SINDICALISTES CATALUNYA en solidaridad con los compañeros/as de MIRÓ.